Fútbol

publicidad
26 de abril de 2012 • 17:17

Atlético elimina al Valencia y aspirará a reconquistar la Europa League

 

El Atlético de Madrid terminó el trabajo y se clasificó para la final de la Europa League, tras imponerse por 1-0 en su visita a Valencia con un gol de Adrián López, este jueves en la vuelta de las semifinales, tras su triunfo 4-2 de la ida.

Su rival el 9 de mayo en la final de Bucarest será un compatriota, el Athletic de Bilbao, que ganó 3-1 al Sporting de Lisboa, superando el 2-1 adverso de la ida.

El único tanto del partido en Valencia lo consiguió Adrián López en el minuto 60, terminando con las ilusiones locales para una remontada y sumando su tanto número 11 en la actual Europa League, una cifra nunca antes conseguida en una competición continental por un español.

La noche fue terrible para el Valencia, que vio cómo su joven talento Sergio Canales se retiró lesionado en el 58, unos días después de reaparecer tras seis meses de recuperación tras una rotura de ligamentos cruzados en la rodilla derecha. Se retiró al borde de las lágrimas y temiendo una recaída.

Con este resultado, el Atlético cumplió su objetivo y regresó a la final de la Europa League dos años después del título que conquistó en 2010 en Hamburgo ante el Fulham inglés, en el año en el que esta nueva competición tomaba el relevo de la extinta Copa de la UEFA.

Los 'colchoneros' disputarán su sexta final europea y aspirarán a su cuarto título en una competición continental, tras esa Europa League de hace dos años, la Supercopa de Europa del mismo año y la Recopa de 1962.

El Atlético, que lleva once, igualó además la mejor racha de victorias consecutivas de un club en competiciones europeas.

Desde la llegada al banquillo del equipo del argentino Diego Simeone a finales del pasado año, todo han sido alegrías para el Atlético en la Europa League, ya que los anteriores partidos con el 'Cholo' los contaba por victorias, tras superar a ida vuelta a Lazio (dieciseisavos), Besiktas (octavos), Hanóver (cuartos) y ahora al Valencia (semifinales).

"Es un orgullo formar parte del Atlético y vivir partidos como éste. Me da mucha alegría que nuestra gente pueda irse hoy a la cama feliz por lo que hemos conseguido", celebró Simeone.

En la final, el Atlético no podrá contar con el portugués Tiago Mendes, que fue expulsado en Valencia por protestar (79).

La batalla táctica entre Simeone y Unai Emery estuvo equilibrada en el arranque del partido, hasta que el arquero belga del Atlético, Thibaut Courtois, salvó una doble ocasión en el 22, primero ante una volea del argelino Sofiane Feghouli y luego ante el brasileño Jonás, que había llegado al rechace.

Feghouli y Roberto Soldado volvieron a tener una doble ocasión dos minutos más tarde y en el 33 el propio Soldado estuvo a punto de marcar, con un remate de cabeza que se fue fuera.

En la segunda parte, el Valencia empezó a hundirse en dos minutos para olvidar, primero por la lesión de Canales, que acababa de recuperarse de seis meses tras una rotura de ligamentos de la rodilla, y luego con el tanto del Atlético, cuando un centro del brasileño Diego Ribas lo recibió Adrián, que controló con el pecho, dejó botar el balón y cruzó directo a la escuadra (60).

Con los locales noqueados, el turco Arda Turán (64) y Falcao (66) estuvieron a punto de ampliar distancias, pero Diego Alves pudo despejar.

En la recta final, tras la expulsión de Tiago Mendes, el Valencia siguió intentando salvar el honor en un partido cada vez más decidido, pero se despidió con una derrota.

El Valencia, que no disputa una final de un torneo europeo desde su título en la Copa de la UEFA en 2004, tendrá que conformarse ahora con tratar de asegurar su tercer puesto en la Liga española, lo que permitiría clasificarse directamente para la fase de grupos de la próxima Liga de Campeones.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.