publicidad
28 de mayo de 2012 • 06:44

Criscito no irá con Italia a la Eurocopa por caso de partidos amañados

 

El defensa italiano Domenico Criscito no estará en la Eurocopa-2012 por su relación con el escándalo de partidos amañados del 'Calcioscommesse', por el cual fue interrogado este lunes, anunció la Federación Italiana de Fútbol (FIGC).

"Criscito no estará en la Eurocopa-2012, no es su objetivo principal. Quiere aclarar su situación", dijo el vicepresidente de la FIGC, Demetrio Albertini.

Criscito, de 25 años, lateral izquierdo de la 'Nazionale' (19 partidos como internacional), fue interrogado como testigo asistido por la policía italiana en el centro de entrenamiento de la selección, en Coverciano (Florencia, norte).

El jugador no es víctima del 'Código Ético' instaurado por el seleccionador Cesare Prandelli, que exige un comportamiento ejemplar a los internacionales dentro y fuera del campo, sino que la decisión se tomó porque no está lo suficientemente tranquilo para jugar el torneo, según fuentes de la FIGC.

El fiscal de Cremona encargado de la investigación, Roberto Di Martino, había afirmado poco antes que no existía "ninguna medida para impedir a Criscito dejar el país" y que por ello "podía participar tranquilamente en la Eurocopa", al ser un "testigo asistido" (avviso di garanzia, en italiano).

El jugador reaccionó, antes del anuncio de su exclusión del equipo para la Eurocopa, a través de un comunicado de su agente, Andrea D'Amico. "Criscito está tranquilo, quiere aclarar lo antes posible la situación", explicó.

El jugador señaló que "únicamente acudió a una cita con tifosi después de un derbi (de Génova) perdido" por el Génova ante la Sampodria.

"He hablado con Domenico por teléfono y está tranquilo", afirmó D'Amico, aunque apuntó que estaba preocupado por si la repercusión mediática de su interrogatorio le impedía jugar la Eurocopa, como finalmente ha ocurrido.

Sin Criscito, el puesto de lateral izquierdo de Italia para la Eurocopa podría ser ocupado por Federico Balzaretti (Palermo) o por el defensa central polivalente de la Juventus de Turín Giorgio Chiellini.

Además del interrogatorio a Criscito, diecinueve personas fueron detenidas este lunes a primera hora, entre ellos diez futbolistas, y entre ellos el capitán de la Lazio, Stefano Mauri. Todos ellos están siendo investigados por "asociación delictiva con intención de engaño y fraude deportivo".

Según los investigadores de la operación "Last bet" ("Última apuesta" en inglés), los jugadores habrían amañado partidos a cambio de dinero. Los arrestos se llevaron a cabo el lunes por la mañana en varias ciudades y varios clubes italianos.

El domicilio del entrenador de la Juventus de Turín, Antonio Conte, también fue registrado el lunes por la mañana. Los hechos investigados se remontan a la pasada temporada, cuando Conte entrenaba al Siena en la segunda división.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.