publicidad
07 de julio de 2011 • 09:22

Deportivo Cali sumó sus tres primeros refuerzos para la Liga

Deportivo Cali suma sus primeros refuerzos para afrontar el segundo semestre
Foto: Terra
 

Como había manifestado el técnico Jorge Cruz, antes de finalizar la semana la situación de refuerzos para el equipo tendría que estar definida y los dirigentes cumplieron contratando tres de los cuatro refuerzos que pidió Cruz para Deportivo Cali. El delantero uruguayo Gustavo Biscayzacú, el defensor Diego Peralta y el arquero Leandro Castellanos. Son las caras nuevas del equipo para esta temporada.

El técnico durante la semana hizo referencia a lo débil que estaba quedando el equipo luego de la salida de varios jugadores y la falta de refuerzos. La dirigencia del club tomó cartas en el asunto y concretó la llegada de tres jugadores para asumir el segundo semestre.

El delantero uruguayo Gustavo Biscayzacú llega a Deportivo Cali proveniente de River Plate de Uruguay. Con 32 años y una amplia carrera, Biscayzacú ocupará el lugar que dejó Diego Álvarez. El uruguayo es un goleador y obtuvo en 2003 el reconocimiento por la IFFHS como cuarto anotador del planeta con 31 goles. También fue goleador con Colo-Colo de Chile equipo con el que tuvo mejor rendimiento en su carrera.

El segundo refuerzo es el defensor Diego Peralta, quien llega proveniente de Cúcuta Deportivo y fue pretendido por Atlético Nacional, Once Caldas, Millonarios y finalmente el presidente de Deportivo Cali, Fernando Marín, llegó a un acuerdo con el jugador y se pondrá a disposición del cuerpo técnico tan pronto supere los exámenes médicos.

La llegada de Castellanos se concretó y será el nuevo portero de Deportivo Cali a petición exclusiva del técnico Cruz quien ahora tendrá jugadores para armar un equipo competitivo para un semestre donde tendrá que afrontar la Liga y Copa Postobón junto a la Copa Suramericana.

Aún falta un refuerzo para el equipo y es un mediocampista sonó el nombre del argentino Ariel Ortega pero las pretensiones económicas podrían ser el principal obstáculo para su vinculación.