Fútbol

publicidad
05 de julio de 2011 • 15:21 • actualizado el 08 de julio de 2011 a las 05:08

Marco Pérez ya es jugador de Independiente de Avellaneda

 

El delantero rompió su contrato de manera unilateral con Real Zaragoza y llegó a un acuerdo con Independiente de Avellaneda para hacer parte del equipo la próxima temporada y estará a préstamo por un año. El acuerdo se logró entre Real Zaragoza, Independiente, Boyacá Chicó y los agentes de Marco Pérez por medio de Hugo Buitrago.

El presente de Pérez en el fútbol español era poco alentador tanto para el equipo como para el mismo jugador, quien anduvo como suplente la mayor parte de la temporada y solo marcó un gol. Razones de sobra para que el técnico mexicano, Javier Aguirre, decidiera ponerlo transferible en el mercado de pases.

La llegada de Marco nuevamente al fútbol argentino fue precedida por sus agentes, que en vista de la poca participación que tuvo el jugador en España y la posibilidad de regresar al fútbol argentino. Donde su anterior equipo, Gimnasia y Esgrima de La Plata junto a River Plate apuntaron al delantero, pero tras el descenso de los dos clubes hizo que las intenciones se derrumbaran. Despertó en los dirigentes de Independiente un interés que se convirtió en hecho ya que el jugador será presentado como refuerzo el próximo jueves en Avellaneda.

Marco Pérez regresa al fútbol argentino donde estuvo en la temporada 2009-2010 y marcó 12 goles salvando a Gimnasia y Esgrima de La Plata de jugar la promoción en esa época. Esta vez jugará en un grande de Argentina a petición del mismo técnico de Independiente Antonio “El Turco” Mohamed.

Con 20 años ha disputado 57 partidos en los tres clubes que ha estado y marcado 19 goles. Debutó en 2007 con Boyacá Chicó y obtuvo el título en el Apertura 2008 que le dio el paso al fútbol argentino para jugar en Gimnasia y Esgrima de La Plata donde fue fundamental en la permanencia del equipo en la primera categoría. Esto le dio el paso al fútbol español donde sin tanta suerte apenas pudo estar en 12 partidos y marcar un gol casi siempre siendo suplente.