publicidad
10 de junio de 2012 • 18:18

Sánchez, lo mejor y Dorlan, lo peor de Colombia ante Ecuador

Dorlan Pabón y Cristian Noboa se enfrentaron continuamente por la banda derecha de Colombia, izquierda de Ecuador
Foto: AFP
 

El volante de la Selección Colombia que juega en el Valenciennes de Francia, Carlos Alberto Sánchez fue lo único rescatable del equipo José Pékerman en el sector de recuperación en el juego ante Ecuador.

En los momentos más difíciles del compromiso, cuando Ecuador llevaba el balón y parecía que no había barreras para detener a sus habilidosos atacantes, entre ellos Montero y Benítez, apareció Sánchez para convertirse en el cerrojo colombiano, por lo menos en el primer tiempo.

Con talento y prudencia, el jugador se echó al hombro la zona de volantes de Colombia y gracias a su trabajo recuperando el balón, sus compañeros, más adelante en el terreno de juego, tenían más tranquilidad para crear las pocas opciones que tuvo el equipo de Pékerman.

A pesar del gol de Ecuador, Sánchez fue el jugador más destacado de todo el quipo colombiano, que ni en defensa ni en ataque tuvo a otro que sobresaliera.

n párafo aparte merece Dorlan Pabón, quien fue el peor de Colombia. Impresiso, acelerado, sin una pizca de compañerismo, así fue el juego del volante de Atlético Nacional quien parecía estar en uno de sus más recientes partidos con el equipo verde de Antioquia.

Cuando tenía que pasarla le pegaba de media distancia y cuando deía pegarle se empecinaba en tenerla hasta que la perdía o algún defensor contrario la quitaba de sus pies.

Aunque al final intentó arreglar su mala actuación, no le alcanzó y el terminó el partido como el pero de Colombia ante Ecuador

Terra