Más Deportes

publicidad
10 de mayo de 2012 • 23:13

79-78. Iguodala sentenció a los Bulls y clasificó a los Sixers a semifinales

La gran sorpresa de los cuartos de final de la NBA se consumó con la derrota por 79-78 de los Bulls de Chicago ante los Sixers de Filadelfia, en el sexto partido de la eliminatoria que ganaron por 4-2 al mejor de siete.

El héroe del partido fue el alero Andre Iguodala, que con 2,2 segundos para que concluyese el tiempo reglamentario anotó dos tiros de personal que dio la ventaja definitiva a los Sixers, que en las semifinales tendrán como rival a los Celtics de Boston que ganaron también por 4-2 a los Hawks de Atlanta y tendrán ventaja de campo.

Los Sixers, que llegaron a la competición como últimos clasificados de la Conferencia Este, eliminaron a los Bulls, el equipo con la mejor marca de la liga, pero que sufrió las bajas por lesión del base estrella Derrick Rose cuando faltaba un minuto y 23 segundos para concluir el primer periodo y en los dos últimos tampoco pudo jugar el pívot titular Joakim Noah.

El equipo de Filadelfia demostró las graves carencias que tiene en el juego ofensivo, pero lograron los puntos decisivos en cada partido que ganaron y les permitió llegar a las semifinales por primera vez desde la temporada del 2003.

El pívot turco Omer Asik falló dos tiros de personal que podrían haber señalado la victoria de los Bulls, pero además el balón del segundo tiro que falló lo capturó Iguodala y comenzó a correr hacia la canasta del equipo de Chicago lo que forzó al jugador europeo a hacerle personal.

Iguodala no desaprovechó el "regalo" y no falló ante el delirio de los 20.362 espectadores que llenaron las gradas del Wells Fargo Center, de Filadelfia.

El veterano entrenador de los Sixers, Doug Collins, que también dirigió a los Bulls en la primera etapa de la llegada de Michael Jordan al equipo de Chicago para echarlo cuando la estrella ya se había formado bajo su dirección, se vengó de los anillos que no le permitieron ganar.

"Me deben algunos anillos los Bulls y aunque todavía no sé como pudimos ganar este partido, ahora estoy muy contento y feliz por los jugadores", declaró Collins, que en su segunda temporada con los Sixers los guió a conseguir marca ganadora por primera vez en siete años.

Los Sixers también llegan a unas semifinales por primera vez desde que el exbase estrella Allen Iverson estaba con ellos.

Iguodala con 20 puntos, siete asistencias y cuatro rebotes, el decisivo del partido, fue el líder de los Sixers que como equipo tuvieron sólo un 40 (29-73) por ciento de acierto en los tiros de campo, comparado al 36 (30-80) de los Bulls, que dominaron por completo en el juego bajo los aros con 56 rebotes por 33 de Filadelfia.

El base Jrue Holiday y el escolta reserva Lou Williams, que antes que diese comienzo el partido conoció que quedó segundo en la votación para el premio de Sexto Jugador del Año, aportaron 14 puntos cada uno.

Mientras que el escolta-alero Evan Turner logró 10 tantos y cinco rebotes que lo dejaron como el tercer jugador y último de los Sixers que tuvo dobles dígitos.

Williams con un triple fue el que puso parcial de 73-72 y cuatro minutos por jugarse, pero los Bulls reaccionaron y llegaron al último minuto con la ventaja de 73-76 y la esperanza de forzar el séptimo partido.

Todo parecía encaminado a esa realidad, pero la presión hizo mella en el control de Asik y sus fallos de personal, unido al acierto o la suerte de estar en la posición correcta de capturar el rebote de Iguodala cambió la historia del partido de la eliminatoria y de toda una temporada para ambos equipos, especialmente para los Bulls.

El equipo de Chicago, aunque dominó el juego bajo los aros e hizo una gran defensa, al final quedaron eliminados porque su ataque no respondió de la misma manera que lo hizo durante la temporada regular cuando pudieron ganar 18 partidos de los 27 que disputaron sin el base Rose, que también estuvo lesionado.

El alero sudanés Luol Deng aportó un doble-doble de 19 puntos, 17 rebotes, tres asistencias, recuperó dos balones y puso dos tapones, mientras que el veterano escolta Richard Hamilton también consiguió los mismos tantos y capturó ocho balones bajo los aros que los dejaron como máximos encestadores de los Bulls.

El reserva Taj Gibson respondió como líder al conseguir 14 tantos y Asik llegó a los 10, pero falló los decisivos, y capturó nueve rebotes.

El otro factor negativo en la derrota de los Bulls tuvo nombre propio con el ala-pívot Carlos Boozer que logró anotar sólo tres puntos (1-11, 0-0, 1-1) y aunque capturó 13 rebotes tampoco fueron suficientes a la hora de salvar el partido en el que sólo les servía la victoria y esa fue la que no pudieron conseguir.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.