Más Deportes

publicidad
16 de mayo de 2012 • 04:53

"Purito" Rodríguez: "Ahora aspiro a la victoria final"

El ciclista español Joaquim "Purito" Rodríguez, ganador ayer de la décima etapa del Giro de Italia y nuevo líder, reconoció que aspira a la victoria final y que se encuentra tranquilo para afrontar las once jornadas restantes de la carrera rosa.

"Ahora aspiro a la victoria final. Estoy bien y el recorrido me gusta", dijo el corredor catalán en una entrevista publicada hoy por "La Gazzetta dello Sport" en la que admite que, aunque no conoce todas las ascensiones, "se fía" de quien le aconseja.

El corredor del conjunto Katusha explicó que planeó la etapa de Asís con dudas porque no sabía si "correr para vencer en la etapa o bien salvaguardar la clasificación", pero que decidió que era "mejor llevar a casa una etapa hoy que la clasificación mañana" y se sorprendió porque se convirtió en el primero de la clasificación "sin ni siquiera buscarlo".

"Purito" Rodríguez se mostró confiado con el curso de la carrera, que hasta el momento no ha deparado ninguna sorpresa negativa ni a él ni a sus compañeros de equipo y admite que están "tan tranquilos" que no parece que se encuentren "en una competición".

"Los otros años siempre había algún imprevisto -en las contrarrelojes individuales y por equipos, una caída, un pinchazo-, esta vez ninguno", refirió al deportivo milanés.

El ciclista de 33 años admitió que su equipo va a plantearse las restantes jornadas con paciencia porque la carrera se encuentra en la mitad y tienen que guardar fuerzas para las últimas dos etapas de montaña, que en su opinión son las decisivas.

"No nos dejaremos la vida, estamos solo a mitad y serán las últimas dos etapas de montaña las que decidan", dijo el corredor, que refirió además que ahora puede "presumir de etapa y maillot rosa en la Vuelta, etapa y maillot rosa en el Giro y etapa en el Tour".

"Purito", que arrebató ayer el primer puesto al canadiense Ryder Hesjedal con la exigente subida a Asís después de 187 kilómetros desde la localidad de Civitavecchia, indicó que lleva entrenándose en "subidas largas y duras" desde febrero y que su equipo está bien preparado para este tipo de etapas.

Y es que para el catalán fue decisivo conseguir ser capitán de un equipo después de años batallando sobre la bicicleta: "He estado siempre en equipos donde había un corredor más fuerte que yo. Después, para todos llega el momento justo. La elección de ir al Katusha, de capitán, es la más feliz de mi carrera", refirió.

El escalador admitió al rotativo encontrarse en un buen momento y estar cumpliendo objetivos que se había fijado al principio de temporada, como la clásica Freccia Vallone o tener una etapa en el Giro, donde ha conseguido además el maillot rosa que no buscaba, y señala que mantiene otros en su lista como la Vuelta España, el Giro del Delfinato y el Mundial de Valkenburg (Holanda).

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.