publicidad
17 de mayo de 2012 • 09:13

Redknapp prefiere la derrota de su sobrino Lampard por interés propio

 

El entrenador del Tottenham, Harry Redknapp, desea este sábado la derrota del Chelsea, donde juega su sobrino Frank Lampard, en la final de la Liga de Campeones ante el Bayern de Múnich, ya que los 'Spurs' dependen de ello para poder jugar la próxima 'Champions'.

El Tottenham acabó cuarto en la recién terminada Premier League y normalmente esa posición permite en el fútbol inglés disputar una fase previa de la Liga de Campeones en el mes de agosto, pero esta temporada podría no ser suficiente y enviarles a la Europa League.

El Chelsea finalizó sexto en la actual liga inglesa y jugará, como campeón de la Copa de Inglaterra, la Europa League, aunque si consigue el título europeo sí pasaría a disputar la ‘Champions League’ 2012-2013.

El Manchester City (campeón), el Manchester United y el Arsenal ya tienen segura su presencia en el máximo torneo continental y el Tottenham necesita por lo tanto el triunfo del Bayern el sábado para sumarse a la lista y no ver cómo ese honor recae en el Chelsea por vía indirecta.

"Así es el fútbol. Somos profesionales y Frank sabe que quiero que el Tottenham juegue la Liga de Campeones", admitió Redknapp tras la última jornada de la Premier League, en alusión a su sobrino Lampard, uno de los jugadores más emblemáticos del Chelsea y de la selección inglesa.

"Cuando jugamos contra el Chelsea siempre quiero ganar al Chelsea, juegue Frank o no. Cuando era entrenador del West Ham y jugábamos ante el Liverpool también quería ganar al Liverpool aunque Jamie (Redknapp, su hijo) estuviera ahí", apuntó.

Redknapp insistió en que sus deseos son únicamente para el beneficio del Tottenham y no porque desee el mal al vecino rico.

"Sólo pienso en los intereses del Tottenham. Quiero que juguemos la Liga de Campeones la próxima temporada", insistió.

Las relaciones entre Tottenham y Chelsea mantienen la rivalidad propia de dos grandes vecinos de la misma ciudad, pero en ocasiones resultan 'aliados' frente a un enemigo común, el Arsenal, con el que los ‘Spurs’ disputan el gran derbi del norte de Londres.

En el caso del Chelsea, llegar a la Liga de Campeones por ser el vigente campeón ya tiene un precedente reciente en el fútbol inglés, cuando el Liverpool fue el vencedor en 2005 y pudo jugar la ‘Champions’ 2006-2007 como invitado, empezando eso sí en la ronda previa.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.