Más Deportes

publicidad
17 de marzo de 2013 • 13:02

Rey Ordóñez, de vuelta en Cuba 20 años después

El retirado beisbolista Rey Ordóñez, a la derecha, bromea con un artista callejero mientras caminaba en La Habana, Cuba el domingo 17 de marzo de 2013. Ordóñez, de 42 años, ha regresado de visita a la isla 20 años después de haber desertado.
Foto: Franklin Reyes / AP
 

Con nerviosa expectativa, el ex pelotero cubano Rey Ordóñez regresó a la isla 20 años después de desertar, aprovechando la nueva ley migratoria y con la calurosa acogida que recibió del pueblo está ansioso por regresar pronto y con más tiempo.

"Soy puro nervio desde que me dieron el permiso de entrada y el pasaporte, sentía mucha ansiedad y llegué aquí con todo apretado no solo el corazón, pero me voy muy contento y con muchos deseos de regresar para estar más de tres días", expresó Ordóñez.

Vestido con un pulover blanco y un short beige, Ordóñez conversó con la AP en un hotel céntrico de la capital cubana, donde se tomó numerosas fotos con varios aficionados que lo reconocieron y lo saludaron con alegría.

"Desde la llegada al aeropuerto fue de maravilla, la gente me conoce, se mostró atenta, cariñosa, me sorprendí porque pasaron veinte años y realmente yo no jugué mucho en Cuba, pero me voy a ir muy contento y con muchos deseos de regresar para estar más tiempo", comentó Ordóñez, quien arribó el jueves para una estancia de cuatro días.

Ordóñez es el segundo pelotero cubano considerado "traidor" que visita la isla, dos meses después que lo hizo el estelar lanzador José Ariel Contreras. Ambos aprovecharon la nueva ley migratoria en vigor desde el 14 de enero que eliminó las restricciones para salir y entrar a la isla. En el caso de los deportistas que desertaron se les autoriza regresar cuando pasen ocho años de la deserción.

El ex paracorto de 42 años "desertó" de un equipo Cuba universitario en 1993 durante un torneo en Buffalo, al norte de Nueva York. Jugó con los Mets de Nueva York entre 1996 y 2002 con los que ganó tres veces el Guante de Oro (1997, 1998 y 1999), después integró los elencos de Tampa Bay y los Cachorros de Chicago.

En Cuba, Ordóñez defendió la camiseta de los equipos capitalinos Metropolitanos e Industriales, éste último como suplente de otro estelar, Germán Mesa.

"Me retiré hace siete años y ahora solo estoy vinculado al béisbol por mi hijo de 20 años porque lo ayudo en las prácticas, pero veo cómo la isla sigue siendo un país de béisbol, todo el mundo lo sigue, están contentos cuando me ven, es increíble", comentó.

El estelar pelotero contó que tuvo un emotivo encuentro con Lázaro Vargas, extercera base de Industriales cuando Ordóñez jugaba, y en la actualidad mánager de ese equipo.

"Con Lázaro compartimos mucho, hablamos de los viejos tiempos, de los recuerdos fuertes y emotivos que tenemos, de la pelota de hoy, la pasamos muy bien pero lamentablemente no me dio tiempo a asistir a un entrenamiento de Industriales, será para la próxima esta vez", manifestó.

El ex paracorto lamentó la eliminación de Cuba en la segunda ronda del Clásico Mundial, "el equipo tiene calidad, eso todo el mundo lo sabe, creo que se podía hacer más con algunos ajustes".

El gobierno del ex presidente Fidel Castro eliminó el deporte profesional en el año 1961, dos años después del triunfo de la Revolución. Los deportistas que abandonan la isla para probar suerte en el deporte rentado son considerados "traidores" por las autoridades y no son contemplados para integrar los equipos cubanos a las competencias internacionales.

En la actualidad son varios los peloteros cubanos que se destacan en las Grandes Ligas, como Yoennis Céspedes, el novato del 2012 con Oakland, Alexei Ramírez de los Medias Blancas de Chicago, Kendry Morales de los Marineros de Seattle y Aroldis Chapman de los Rojos de Cincinnati.

AP AP - The Associated Press. Todos los derechos reservados.

Este material no puede ser copiado, transmitido, reformado o redistribuido.